Nuevos datos de la encuesta global: Puntos de vista sobre el estado de los muertos

Nuestro último blog examinó un estudio reciente (2018) solicitado por la Asociación General de la IASD, el cual pidió a los miembros de la iglesia Adventista que respondieran a declaraciones sobre la conciencia de los muertos, así como el concepto de un alma viviente después de la muerte (haga clic aquí para ver nuestro blog anterior con algunos datos sobre este tema.) En la versión de 2013 de la encuesta, hubo un número significativo de entrevistados que relataron cierto grado de confusión sobre el tema. La encuesta global de miembros de la Iglesia de 2017-18 (GCMS) incluyó preguntas adicionales sobre el estado de los muertos para entender de dónde viene esa confusión. Entonces, ¿cómo respondieron los miembros de la iglesia a las otras preguntas relacionadas con este tema?

Una de las cosas que los líderes e investigadores de la iglesia querían saber era lo que los miembros de la iglesia creen sobre la inmortalidad del alma. Con ese propósito, se introdujo la siguiente declaración a la encuesta: "Los muertos tienen poderes para comunicarse e influir en los vivos". Siete en diez encuestados (71% de los encuestados) , el 6% de los encuestados dijeron que no están seguros sobre lo que piensan acerca de esta declaración y el 12% de los encuestados coincidieron de una forma u otra (Q42.23).

En comparación con los datos del blog anterior, menos personas creen que los muertos tienen poder para comunicarse e influenciar a los vivos que el hecho de que el alma sobrevive a la muerte. Mientras la mayoría de los adventistas se adhieren a un punto de vista bíblico sobre el estado de los muertos, hay algunos que permanecen inseguros o tienen creencias que no están de acuerdo con la Biblia o las creencias fundamentales.

Entonces, ¿cuál es la fuente de esta confusión? Esta es una pregunta difícil de responder. La Iglesia Adventista del Séptimo Día es una iglesia global y hay muchos factores relacionados con los diversos orígenes culturales de los miembros de la iglesia que pueden afectar la forma en que la gente entiende e interpreta esta doctrina específica. La posición oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día sobre el estado de los muertos, sin embargo, no debe cambiar. Una de las maneras en que los líderes adventistas locales pueden aclarar cualquier duda sobre las creencias creativas adventistas es a través del púlpito. Sermones proporcionan oportunidades poderosas para animar a las personas a pensar y resolver sus dudas sobre todo tipo de cuestiones.

Teniendo esto en mente, en la encuesta de 2017-18, se les preguntó a los miembros de la iglesia acerca de la frecuencia con la que ellos oyen sermones acerca del estado de los muertos. En general, el 45% de los encuestados dijo que escuchan sermones sobre este tema con frecuencia o con mucha frecuencia. Sin embargo, el 36% de los participantes dijo que raramente oyen sermones sobre el estado de los muertos y otro 9% nunca oyen sermones sobre ese asunto (Q31.07).

Evidentemente, esta  creencia necesita ser predicada con más frecuencia en las iglesias adventistas. Es fácil suponer que todos los que frecuentan una iglesia adventista (especialmente aquellos que han sido bautizados o que desempeñan un papel activo en la iglesia) tienen una visión clara y bíblica de las creencias fundamentales. Como la reciente encuesta global demuestra, sin embargo, hay espacio para que más líderes y pastores de la iglesia discutan activamente los asuntos sobre los cuales los miembros puedan tener dudas y así acercarlos a la verdad. Los datos del GCMS también muestran que los adventistas en territorios tradicionalmente cristianos están más de acuerdo con las creencias fundamentales que los miembros de la iglesia que vienen de contextos politeístas. En vista de todo esto, más sermones sobre esta creencia deben ser planificados y más atención debe ser dada a este tema en las clases de preparación para el bautismo. El proceso de hacer discípulos debe continuar después del bautismo para ayudar a los miembros a arraigarse en las Escrituras, saber cómo lidiar con cuestiones relacionadas con la muerte, y estar preparados para encontrar al Señor cuando Él venga.