Centrarse en Cristo durante la Navidad

Para muchos, la temporada navideña es una época del año centrada en Papá Noel, o San Nicolás; en árboles de Navidad bellamente decorados y exhibiciones festivas de luces; y, sobre todo, ¡en regalos! En medio del comercialismo y el caos de la temporada, es fácil olvidar el mejor regalo de todos: nuestro Salvador, Jesucristo. Si no fuera por Él, ¡no tendríamos ninguna razón para celebrar!

Como creyentes en Jesús, los cristianos adventistas del séptimo día deben estar conscientes de Su lugar en nuestros corazones y vidas. Esto no es simplemente un dicho y tampoco es simplemente un sentimiento estacional. Nuestra relación con Jesús debe integrarse en nuestras vidas durante todo el año. Si Cristo es una parte central de nuestras vidas, entonces celebrar la Navidad es una extensión de esa relación y una celebración del comienzo de la misión terrenal de Cristo.

Entonces, ¿cómo extendemos nuestra relación con Cristo a quienes nos rodean de una manera práctica? Una de las maneras en que lo hacemos es siguiendo su método para alcanzar a otras personas. Este método incluye interactuar con la gente, suplir sus necesidades, ganar su confianza y luego animarlos a seguir a Cristo. Para averiguar cómo la Iglesia en todo el mundo evalúa este método de evangelización, la Encuesta de miembros de la Iglesia Global 2017-18 (GCMS 201-18: lea más sobre esta encuesta en este blog) planteó una pregunta sobre la manera más efectiva de suplir las necesidades de los demás (P42.08). Una clara mayoría (89.8%) de los encuestados está de acuerdo o muy de acuerdo en que el método de Cristo para alcanzar a las personas es la mejor manera. Esta información es alentadora ya que nos muestra que muchos miembros en todo el mundo entienden la importancia de seguir el ejemplo de Cristo en sus interacciones con los demás.

Un aspecto igualmente importante del ministerio de Cristo es la parte que creemos que continúa en el cielo. El GCMS 2017-18 también pidió a los miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día que compartan lo que piensan acerca de Su ministerio actual en el santuario celestial. (Q45.03). Más de cuatro quintas partes de los encuestados aceptan de todo corazón la enseñanza adventista de que Jesús aboga activamente ante Dios en el santuario celestial, mientras que otro 12.1% dice que lo acepta porque la Iglesia Adventista lo enseña.

A menudo enfocamos nuestros pensamientos en el ministerio terrenal de Cristo, pero no olvidemos que, en la actualidad, Él continúa trabajando para nuestra salvación. En esta temporada navideña, tómese un tiempo para reflexionar sobre el hermoso regalo de salvación que Jesús nos ha brindado. Piensa también en cómo puede extender Su amor a los demás y compartir las Buenas Nuevas de Salvación. ¡Este podría ser el mejor regalo que jamás le hayas dado a alguien más!

Al llegar al final de 2018 y conmemorar el primer advenimiento de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador, deseamos a todos nuestros lectores una bendita temporada navideña. Que el amor de Cristo llene su corazón en estas fiestas y durante el año que viene.