Investigación global sobre los jóvenes adventistas: Su participación en la vida de la iglesia y los ministerios

"Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. 
 Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. 
No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. 
 Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos”.
 (1 Timoteo 4;12-15, NVI)

Ver a los jóvenes involucrados en la vida y los ministerios de la iglesia es uno de los objetivos más deseados de cualquier iglesia cristiana. Los jóvenes traen vida y esperanza a las comunidades religiosas. Su participación genera entusiasmo y enciende la fe en que los valores de la iglesia continuarán, incluso después de que la generación anterior haya desaparecido de la escena de la vida.
 
La Encuesta Global de Miembros de la Iglesia, realizada entre 2017 y 2018 en las trece divisiones, con una muestra total de 63,756 encuestados, tiene una submuestra considerable de jóvenes adventistas que comprenden 25,460 participantes, lo que representa el 40% de la muestra. El 28% de ellos, pertenecen a una categoría de adultos jóvenes de 21 a 35 años, que son los Milenials, mientras que el 12% son adolescentes adventistas, llamados Generación Z.
 
¿Cuáles son las principales características de esta muestra de jóvenes? Ambos sexos están bien representados, con un 2% más de varones en la submuestra de adultos jóvenes, y un 12% más de mujeres en la submuestra de adolescentes. La mayoría de los participantes (96%) se consideran adventistas del séptimo día, aunque solo el 87% de los adolescentes y el 91% de los adultos jóvenes han sido bautizados. Una pequeña proporción de jóvenes (8%) y aproximadamente el doble de adultos jóvenes (17%) están trabajando para una iglesia o institución adventista. Curiosamente, un tercio de los adultos jóvenes (33%) y aproximadamente una cuarta parte (26%) de los adolescentes son adventistas de primera generación en sus familias, lo que sugiere que se convirtieron y necesitan apoyo adicional de la iglesia. Mientras que los adolescentes son en su mayoría solteros, el 47% de los adultos jóvenes están casados y el 42% tienen hijos con al menos uno de ellos viviendo en el hogar. Un grupo muy pequeño (3%) tiene hijos que no viven con los padres.
 
El hecho de que este interesante grupo de jóvenes adventistas participara en la encuesta global, nos ayudó a aprender más sobre su involucramiento en la vida y el ministerio de la iglesia.
 
El sábado es una característica importante en el calendario semanal de los jóvenes adventistas. Más de dos tercios de ellos asisten regularmente a los servicios semanales y a la Escuela Sabática. Un 19%-21% adicional asiste casi todas las semanas. En contraste, la asistencia semanal a grupos pequeños o reuniones de oración no es alta. Curiosamente, un número mayor de adolescentes que de adultos jóvenes, asisten a reuniones de oración semanales: esto podría explicarse por estar libres, como solteros, de algunas responsabilidades en las noches, o porque estén acompañando a sus padres. 
Solo alrededor de un tercio de los adolescentes asiste al club de conquistadores o de jóvenes en sus áreas. 
 
Aunque el 41% de los jóvenes de 21 a 35 años y el 37% de los encuestados de hasta veinte años indicaron que tienen un cargo en su iglesia local, aparentemente, esto no requiere su participación semanalmente, como muestran las siguientes figuras. Solo un poco más de un tercio de los adultos jóvenes dijeron que estuvieron involucrados en un ministerio de la iglesia en sábado durante los últimos doce meses, y que el número de adolescentes fue aún menor: solo el 28%. El porcentaje de aquellos que ayudaron con un ministerio de la iglesia durante la semana fue notablemente más bajo. Esto significa que solo alrededor de la mitad de los feligreses regulares del grupo de jóvenes adultos, participan en el ministerio de la iglesia en sábado, mientras que la mayoría de los adolescentes que asisten a la iglesia semanalmente no participan en ningún ministerio. Aparentemente, las ocupaciones semanales impiden que la mayoría de ambos grupos participen en un ministerio de la iglesia durante la semana.
¿Qué hay acerca de la participación de los jóvenes en el ministerio para alcanzar a aquellas personas que no son parte de la iglesia adventista del séptimo día? Aunque alrededor del 70% de los jóvenes adventistas que respondieron la encuesta afirmó que están involucrados activamente en la realización de la misión de su iglesia local, en la práctica, no muchos de ellos participaron en actividades reales durante los últimos doce meses. Como lo demuestra el gráfico a continuación, ambos grupos fueron más activos en la formación de nuevas amistades con los no adventistas que en satisfacer las necesidades de las personas de la comunidad o darles testimonio.
Sin embargo, hay una tendencia positiva, aunque una gran mayoría de los jóvenes adventistas (más del 70% de los adultos jóvenes y del 60% de los adolescentes) reconoce que debería aumentar la intención de evangelismo a través de su iglesia local, además del cuidado y trabajo por recuperar los ex miembros de iglesia. La respuesta más alta de ambos grupos fue con respecto a su participación personal en la recuperación de ex miembros: aproximadamente el 35% de los adolescentes y el 41% de los adultos jóvenes dijeron que debería aumentar considerablemente. Esto sugiere que tienen amigos que dejaron de asistir a la iglesia y quieren traerlos de regreso.
Obviamente, la vida de los jóvenes está extremadamente ocupada hoy. Están estudiando, lidiando con carreras y persiguiendo sus sueños. Manejan amistades y relaciones familiares, y algunos cuidan de sus hijos. Todos están tratando de aprovechar al máximo sus vidas. Con estilos de vida tan ocupados, a los jóvenes apenas les queda tiempo libre para el servicio. Sin embargo, ¿los necesita la iglesia?, ¿puede sobrevivir sin ellos? Tenemos un gran número de jóvenes adventistas que asisten a nuestras iglesias cada semana y están dispuestos a aumentar su participación en la vida y el ministerio de la iglesia. ¿La iglesia aprovechará esta oportunidad y les ayudará a convertirse en sus líderes del mañana? Solo utilizando sus dones, pueden progresar, como dijo el apóstol Pablo. Solo entonces, con los jóvenes involucrados, la iglesia tendrá futuro.
 
Para obtener más información sobre los datos del GCMS de 2018 con respecto a los jóvenes adventistas, haga clic aquí.
 
blog escrito por Galina Stele