Opiniones de la Iglesia mundial sobre devociones diarias

“En mi corazón atesoro tus dichos para no pecar contra ti”. Salmo 119:11 (NVI)

¿Eres bueno para poner excusas? Quizás racionalices comer una comida que sabes que no es saludable, no hacer tiempo para cosas importantes como hacer ejercicio o dormir, o saltarse demasiadas semanas seguidas de asistir a la iglesia. Como humanos, generalmente somos buenos para justificar nuestras malas elecciones.

Cuando se trata de hacer tiempo para la devoción diaria y el estudio de la Biblia, ¿eres lo suficientemente disciplinado como para sumergirte en la Palabra de Dios todos los días? ¿O tal vez te encuentras con una lista de excusas por las que no pasas tiempo con tu Salvador?

Recientemente (2013), un estudio global, la Encuesta de miembros de la iglesia, se realizó en nueve divisiones de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Esta investigación estuvo bajo la dirección de la Oficina de Archivos Estadísticas e Investigación de la Asociación General (AG). El estudio fue diseñado para evaluar la experiencia y actitud de los miembros de la iglesia, con respecto a diferentes aspectos de sus vidas espirituales personales y su participación en la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Esto sirvió de base para el plan estratégico de la iglesia mundial para el período 2015-2020 (consulte el plan estratégico Alcance del mundo aquí).

Cuando se les preguntó con qué frecuencia leían la Biblia:

  • Casi la mitad (42%) de los encuestados indicaron que leen la Biblia diariamente o más de una vez al día.
  • Casi un tercio (32%) declaró que leían la Biblia más de una vez por semana.
  • Un 16% adicional respondió que leían la Biblia una vez por semana.
  • El diez por ciento admitió que leen la Biblia menos de una vez al mes (8%) y un 2% contestó nunca.

Como parte del mismo estudio, se les preguntó a los miembros de la iglesia con qué frecuencia se dedican a la devoción personal, que incluya tiempo dedicado a la oración y al estudio de la Biblia o un libro devocional (incluyendo la devoción matutina).

  • Más de un tercio (39%) indicó que se dedican a la devoción personal diariamente o más de una vez al día.
  • Alrededor de una cuarta parte (26%) respondió que pasan tiempo en devoción personal más de una vez por semana.
  • El 16% declaró que tienen devociones diarias aproximadamente una vez por semana.
  • Casi uno de cada cinco (19%) confesó que tienen devoción personal menos de una vez al mes (12%) o nunca (7%).

También se preguntó cuánto fue de ayuda para desarrollar sus vidas espirituales el estudio bíblico personal y la oración. Una gran mayoría (74%) compartió que estas prácticas de fe impactaron su vida espiritual "mucho" o "a menudo". El 15%  declaró que el estudio de la Biblia y la oración solo "a veces" tenían un efecto en su vida espiritual, mientras que un pequeño porcentaje (8%) sentió que no tenían ningún impacto.

Mientras que más de la mitad (53%) de los encuestados indicaron que pasar tiempo en el estudio de la Biblia y la oración tiene un impacto positivo en su vida espiritual, menos de la mitad de ellos afirman participar diariamente en estas actividades (estudio de la Biblia - 42%; devociones - 39% ) Debido a estos resultados, el plan estratégico de la iglesia global para 2015-2020 incluye objetivos para involucrar a los miembros de la iglesia adventista en el estudio diario de la Biblia y aumentar el número de miembros que participan regularmente en devociones personales y estudio de la Biblia a través del culto familiar y/o grupos pequeños.

Sabemos que la Biblia es la Palabra de Dios; Es una de las formas clave en que Él se comunica con nosotros. La oración, es otra práctica crucial que nos acerca a Dios. Si no pasamos tiempo con nuestro Creador diariamente, a través de la lectura de la Biblia y la oración, ¡no podemos esperar fortalecer nuestra relación con Él! Ninguna cantidad de excusas puede compensar una fuerte relación con nuestro Dios.

 

Puede encontrar informes sobre la Encuesta de miembros de la Iglesia (2013) de nueve divisiones aquí.

 

Creado en colaboración con el Instituto del Ministerio de la Iglesia.