La influencia de las madres en la formación espiritual

[Una madre] tiene en su poder el moldeado de los personajes de sus hijos, para que puedan estar preparados para la vida superior e inmortal. Un ángel no podría pedir una misión superior; porque al hacer este trabajo ella está haciendo servicio a Dios. Deje que solo se dé cuenta del gran carácter de su tarea, y eso la inspirará con coraje. - Ellen G. White (El hogar cristiano, 206.3).

Madres, ¿Dónde estaríamos sin ellas? La respuesta obvia es: "¡No existiríamos!" Pero en un sentido más profundo, las madres hacen mucho más que simplemente darnos vida. Tienen el potencial de criarnos y moldearnos, convirtiéndonos en las personas que llegamos a ser. Aún más, la investigación continúa señalando el papel central que juegan las madres en la formación espiritual de sus hijos.

En 2019, el Grupo Barna realizó un estudio de 448 adolescentes entre las edades de 13 a 17 años (a menudo denominado Generación Z); Este estudio preguntó sobre las relaciones de los adolescentes con diferentes miembros de sus familias y familias extendidas. Este informe descubrió que, "las madres, con mayor frecuencia que los padres, o cualquier otra categoría de participantes frecuentes en las familias, son vistas como confidentes, proveedoras de apoyo e impulsoras de la formación en la fe".

La investigación ha demostrado una y otra vez que "el factor más importante en el crecimiento de la fe es la familia y la forma en que Dios es mostrado a los niños a través de lo que hacen sus padres". El estudio del Grupo Barna se correlaciona con los hallazgos desde la década de 1980, lo que indica que las madres son el mayor predictor de los valores y creencias de una persona joven.

Las madres de los adolescentes parecen estar muy comprometidas con la vida de sus hijos. Los encuestados en el estudio del Grupo Barna (2019) informaron que sus madres tienen más probabilidades de comer con ellos (85%), ver televisión o películas juntos (81%) y afrontar problemas (63%). Además, las madres tienen más probabilidades de entablar conversaciones sobre Dios y la fe (70%) y orar con sus hijos (63%) que cualquier otra persona o relación en la vida de un adolescente.

Curiosamente, los adolescentes también informan que sus madres son fuentes de apoyo emocional; Como tal, muchos adolescentes informan que acuden a su madre en busca de consejo (78%), ánimo (75%) y simpatía (72%). Por otro lado, los padres parecen desempeñar un papel más importante para satisfacer las necesidades físicas/tangibles de los adolescentes, como ayuda financiera (74%) y problemas logísticos (63%).

El estudio Valuegenesis 2, realizado en EEUU, destacó el importante papel que juega el clima familiar en el desarrollo de las relaciones de los niños con Dios y su lealtad a la iglesia. El estudio también mostró que los adolescentes percibían a sus madres como más religiosas, afectuosas, comprensivas, amigables, solidarias y más afectuosas con ellos que sus padres. Esto contribuye a la idea de que las madres juegan un papel importante en la creación de un clima familiar particular en sus hogares.

Una correlación similar se mostró en los hallazgos del Estudio Valuegenesis "Europa" (2013), que reveló que el factor familiar más fuerte para fomentar la religión intrínseca era un buen clima familiar y una madre cariñosa. El puntaje más alto de religión intrínseca se logró cuando se combinó un puntaje alto del clima de la iglesia con una madre altamente cariñosa.

Además, Gane (2013) determinó que los padres que crían a sus hijos con restricción afectuosa o independencia afectuosa resultarán ser niños con altos niveles de compromiso cristiano.

Debido a esta fuerte conexión emocional, los adolescentes parecen estar más dispuestos a conversar temas difíciles con sus madres. Como tal, los adolescentes cristianos buscan principalmente a sus madres cuando se trata de preguntas sobre la fe (72%), la Biblia (71%) o las cosas que les molestan (78%). ¡Qué privilegio y responsabilidad para las madres experimentar este nivel de influencia sobre la formación espiritual de sus hijos!

Las madres parecen ser las principales defensoras de la fe y la orientación en muchos hogares. Son la fuente principal para alentar la asistencia a la iglesia (79%), enseñar a sus hijos sobre la Biblia (66%), compartir las buenas nuevas del perdón de Dios (66%) y transmitir las tradiciones religiosas (72%). Además, las madres que hablan sobre su fe personal casi todos los días, criaron a niños con altos niveles de compromiso cristiano.

 

Si tiene una relación fuerte con Jesús, es posible que tenga una madre a la cual agradecer. Quizás esta no sea su propia madre, sino una mujer importante en su vida que asumió un papel maternal, su esposa o incluso su hija, mientras la observa compartir su fe mientras es madre de sus propios hijos.

Y a todas las madres, queremos agradecerles especialmente por todo lo que hacen, todos los días. Sabemos que los días pueden ser difíciles y largos, y el papel de la madre puede sentirse subestimado. Queremos decir: te vemos, te apreciamos y te amamos. Este Día de la Madre compartamos nuestro agradecimiento por el hermoso ejemplo que estas mujeres especiales han dado a través de su amor constante y duradero por Dios.

Para obtener más información sobre el estudio del Grupo Barna, acceda al informe completo de Hogares de fe.

 

Creado en colaboración con el Instituto del Ministerios de la Iglesia.