¿ Aplican los jóvenes las lecciones espirituales a su vida diaria?

“Es evidente que ustedes son una carta de Cristo, expedida[a] por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios viviente; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne, en los corazones” (2 Cor. 3: 3 NVI).

Estas inspiradoras palabras escritas por el apóstol Pablo a la iglesia de Corinto, son un lema de cada discípulo de Cristo. Pero, ¿qué se necesita para convertirse en una carta “conocida y leída” por los demás (2Cor. 3: 2, NVI)? Los hábitos espirituales, como la lectura regular de la Biblia, la oración personal, la devoción personal, el testimonio, etc., son esenciales para llegar a ser como Jesús. Sin embargo, lo que importa es la aplicación de los principios espirituales que aprendemos. ¿Cómo les va a los jóvenes adventistas en esta área?

La Encuesta Mundial de Miembros de la Iglesia 2017-2018 (GCMS) realizada en las trece Divisiones de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, tenía algunas preguntas sobre la aplicación de las lecciones espirituales. Cuando los adolescentes y adultos jóvenes adventistas respondieron estas preguntas, una mayoría sustancial (72% y 81% respectivamente) demostró la aplicación personal de lo que aprendieron de la Biblia en sus vidas. Un porcentaje menor, pero aún importante (65% y 76% respectivamente) dijeron que aplicaron las lecciones aprendidas de la lección de Escuela Sabática. La mitad de los adolescentes y el 64% de los adultos jóvenes también informaron que lo hicieron con los escritos de Elena G. White. La disminución en el número puede explicarse por una menor cantidad de personas que leen regularmente la lección de la Escuela Sabática o los escritos de Elena G. White. Como ejemplo de esta investigación, si el 46% de los adolescentes y el 57% de los adultos jóvenes dijeron que estudiaban la lección de la Escuela Sabática diariamente o más de una vez a la semana, solo el 23% y el 32%, respectivamente, leen los escritos de Elena G. White con la misma frecuencia.

En el mismo estudio, también se les preguntó a los miembros de la iglesia si ser religiosos afectaba su vida diaria. A pesar de los altos números sobre la aplicación de lecciones espirituales a la vida personal, solo el 37% de los adolescentes y el 42% de los adultos jóvenes no estuvieron de acuerdo con la declaración: "Aunque soy religioso, no afecta mi vida diaria". La mayoría de los encuestados estuvo de acuerdo o no estaba seguro.

Un equipo de investigadores de la Universidad Andrews, que realizó el informe de metaanálisis GCMS 2017-18, analizó las respuestas de ubicación geográfica a algunas de las preguntas, con esta pregunta en particular incluida. Curiosamente, el análisis desacreditó un mito común sobre la espiritualidad percibida en contextos específicos (ver un gráfico a continuación). Contrariamente a algunas expectativas, la mayoría de los jóvenes adventistas de 15 a 35 años en un contexto secular no estuvo de acuerdo con la declaración: "Aunque soy religioso, no afecta mi vida diaria". Mientras que en Asia, solo un tercio de los jóvenes adventistas lo hizo, y menos de la mitad no estuvo de acuerdo con él en África, Inter y Sudamérica. La comparación con los resultados de la lectura diaria de la Biblia por territorio geográfico muestra que la religiosidad intrínseca no se adquiere automáticamente con el solo hecho de leer la Biblia. Los resultados para la lectura diaria de la Biblia no fueron altos para los jóvenes adventistas en ningún continente. Sin embargo, sorprendentemente, en un contexto secular, aunque no un número significativo (33%) lee la Biblia diariamente, el 70% de los jóvenes dice que sus creencias afectaron su vida diaria. Hay brechas inesperadas entre las respuestas a estas dos preguntas en cada área geográfica. Una posible explicación es, que esto puede revelar una tendencia en un contexto secular para un enfoque individualista de la religión, donde es más un asunto privado que una tradición para toda la comunidad. Por el contrario, en muchas culturas orientadas a la comunidad, la fe es una parte integral de la comunidad en su conjunto. Las personas expresan su religiosidad más a través de las actividades externas de la comunidad religiosa, que a través de compromisos religiosos personales. Estos hallazgos también señalan la necesidad de una estrategia de discipulado enfocada para los jóvenes en cada iglesia local en todo el mundo.

Se necesitan más estudios para investigar los resultados en cada contexto y las razones de la brecha entre el alto porcentaje de respuestas sobre la aplicación personal de las lecciones espirituales y la baja tasa del efecto de la religión de alguien en su vida diaria. Las preguntas aún permanecen: ¿Qué se necesita para convertirse en una carta de Cristo? ¿Cómo las creencias religiosas y las lecciones espirituales pueden convertirse en una parte integral de la vida personal de los jóvenes? Esta realidad desafía a los padres, maestros, líderes juveniles y pastores. ¿Qué respuestas encontrarán? Seguramente, ellos tienen que mostrar a los jóvenes un ejemplo de religiosidad genuina. Y necesitan enseñarles cómo crecer diariamente en este viaje de discipulado de toda la vida para convertirse en cartas abiertas de Cristo donde las creencias se internalizan y se escriben en las tablas del corazón.


Creado en colaboración con el Instituto del Ministerio de la Iglesia 


Creado y traducido por el equipo ASTR