Tendencias mundiales de las visitas a miembros de la Iglesia

Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón,  alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”. Hechos 2:42-47 (RVR1960).

En nuestro último blog, examinamos la eficacia con la que la Iglesia Adventista utiliza el método de Cristo para ministrar a quienes están fuera de la iglesia. Sin embargo, ¿qué tan buenos somos, como iglesia, al ministrar a nuestros propios miembros?

La Encuesta Mundial de Miembros de la Iglesia 2017-18 (GCMS) preguntó a los miembros con qué frecuencia, en los últimos doce meses, habían recibido la visita de su pastor. El grupo más grande de encuestados (38%) informó que nunca había recibido tal visita. Otro cuarto (25%) informó una o dos visitas pastorales en el último año. El 12% informó una visita de este tipo cada trimestre, y otro 25% había recibido visitas del pastor una vez al mes o con más frecuencia.

Cuando los resultados de la encuesta se tabularon, mostraron que los miembros que no asistieron a la iglesia en los últimos 12 meses tenían menos probabilidades de recibir visitas pastorales. Los miembros que asistían a la iglesia todas las semanas tenían más probabilidades de recibir visitas frecuentes (es decir, semanales) de su pastor. Estos hallazgos apuntan a una falta de tierno cuidado pastoral de los feligreses que no asisten regularmente.

También se preguntó a los miembros de Iglesia con qué frecuencia habían recibido la visita de un anciano de la iglesia durante el último año. Los resultados fueron similares a las visitas de un pastor. Dos de cada cinco (41%) encuestados nunca habían recibido la visita de un anciano, mientras que el 23% informó que un anciano lo visitó una o dos veces en el último año. El diez por ciento informó que un anciano había visitado su hogar aproximadamente una vez por trimestre, y nuevamente, el 25% había disfrutado de las visitas de un anciano de la iglesia una vez al mes o con más frecuencia.

Cuando los resultados fueron tabulados, revelaron resultados similares a la frecuencia de las visitas pastorales. Aquellos que no asistieron a la iglesia en los últimos 12 meses tenían menos probabilidades de recibir la visita de un anciano, mientras que los miembros que asistían a la iglesia todas las semanas tenían más probabilidades de recibir tales visitas, específicamente semanalmente.

Estos números son preocupantes ya que revelan que el liderazgo de la iglesia no parece estar llegando a aquellos que se han alejado de la iglesia o que no asisten o participan regularmente. Sin embargo, es vital que el liderazgo de la iglesia se conecte con todos sus miembros, especialmente con aquellos que ya no están activos. Después de todo, "Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores." (Marcos 2:17, RVR1960).

¿Cómo les va a los miembros cuando se trata de interactuar entre sí? ¿Les va mejor visitando a los demás, con visitas más frecuentes que los pastores y/o ancianos? El número de los que no habían recibido la visita de un compañero miembro de la iglesia en el último año fue casi el doble de los que nunca habían sido visitados por un anciano (21%). Otro cuarto (26%) informó haber recibido una o dos visitas, una o dos veces al año, y el 13% había recibido una visita de un miembro de la iglesia al menos una vez por trimestre en el último año. Un gran número (40%) también había recibido este tipo de visitas una vez al mes o con más frecuencia.

Cuando examinamos la estructura de la iglesia cristiana joven en el Nuevo Testamento, y también cuando revisamos las cartas escritas por los apóstoles Pedro, Pablo y Juan, vemos una y otra vez lo importante que es estar en comunidad cristiana unos con otros. También vemos que hay un gran poder espiritual cuando los creyentes se reúnen en el nombre de Cristo.

Los miembros que no asistieron a la iglesia en los últimos 12 meses volvieron a ser la categoría de miembros menos visitada cuando se tabularon los números. Parece que los miembros de la iglesia también estaban dispuestos a participar en la comunidad entre ellos, tal vez descuidando a aquellos que se habían quedado en el camino o estaban fuera de las cuatro paredes de la iglesia. También puede ser que las iglesias locales no tengan información sobre aquellos que dejaron de asistir a los servicios religiosos en el último año.

Con base en los resultados del GCMS 2017-2018, el liderazgo de la iglesia local debe ser desafiado a estar al tanto de lo que está sucediendo en la vida de sus miembros y visitarlos con más frecuencia. De manera similar, los miembros de la iglesia deben ser desafiados a visitar y tener compañerismo entre ellos más a menudo. Si bien esto puede parecer difícil de hacer durante una pandemia mundial, puede ser el momento de considerar formas más creativas de interactuar. Programación de encuentros a través de Zoom, una reunión de grupos pequeños o una llamada FaceTime; reunirse para un picnic o charlar físicamente a distancia; o incluso enviar una nota escrita a mano pueden ser excelentes formas de recordar a los miembros que son valorados. Además, tales interacciones ahora pueden tener fuertes resultados al traer a los miembros de regreso dentro de las cuatro paredes de la iglesia cuando la pandemia haya pasado.

“Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros” (Juan 13:43-45 RVR1960).

Para obtener más información sobre la Encuesta mundial de los miembros de la iglesia (GCMS) 2017-18, vaya al Informe de metaanálisis.

 

Creado en colaboración con el Instituto del Ministerio de la Iglesia 


Creado y traducido por el equipo ASTR