La importancia de la educación adventista a nivel mundial

La verdadera educación significa más que la prosecución de un determinado curso de estudio. Significa más que una preparación para la vida actual. Abarca todo el ser, y todo el período de la existencia accesible al hombre. Es el desarrollo armonioso de las facultades físicas, mentales y espirituales. Prepara al estudiante para el gozo de servir en este mundo, y para un gozo superior proporcionado por un servicio más amplio en el mundo venidero (La educación, 89. 13.1).

Desde 1853, cuando Martha Byington abrió la primera escuela eclesiástica conocida para los adventistas sabatistas en Buck's Bridge, Nueva York, la educación adventista ha buscado enseñar no solo los conceptos básicos de "lectura, escritura y matemática", sino que también ha incluido un "enfoque del Reino" en su plan de estudios. Este enfoque incluye tanto una base sólida de las enseñanzas bíblicas como instrucción sobre la doctrina bíblica adventista. El propósito de dicha educación es enviar al mundo a jóvenes completos, equilibrados en las áreas espiritual, física, intelectual y socioemocional.[1]

La educación sigue siendo un elemento importante del adventismo en la actualidad. Según el sitio web de Educación Adventista (n.d.), la Iglesia Adventista está asociada con 7500 instituciones educativas que operan en casi 150 países de todo el mundo.[2] Además, como hemos discutido en blogs anteriores, las investigaciones han demostrado que los jóvenes que asisten a instituciones educativas adventistas tienen más probabilidades de permanecer en la Iglesia Adventista durante toda su vida. (Ver más en un blog anterior).

Como parte de la Encuesta mundial a los miembros de la iglesia (GCMS) 2017-18, se les preguntó a los miembros sobre varios aspectos de la educación, incluida su matriculación en las escuelas adventistas. Inicialmente, cuando se les preguntó a los miembros sobre sus niveles más altos de educación en el momento de la encuesta, los resultados mostraron que dos tercios (66%) de los encuestados habían completado la escuela secundaria (o preparatoria) y/o asistieron a la educación superior (es decir alguna universidad, 13%; universidad completa, 21%; y graduados de la escuela de posgrado 9%). Curiosamente, un pequeño porcentaje (2%) indicó que nunca habían asistido a la escuela.

Chart, funnel chartDescription automatically generated

Cuando se les preguntó cuántos años habían asistido a una institución adventista del séptimo día, casi la mitad (47%) de los encuestados compartieron que nunca habían asistido a una institución educativa adventista. El 19% de los encuestados había recibido de uno a cuatro años de educación adventista, mientras que otro 14% había recibido de cinco a ocho años. Números similares habían recibido de nueve a doce años (9%) trece o más años (10%) de educación adventista. Esto presenta un desafío para la Iglesia Adventista. ¿Cómo debería ayudar a los jóvenes que estudian en escuelas seculares a desarrollar una cosmovisión basada en la Biblia?

Chart, funnel chartDescription automatically generated

Para aquellos que habían asistido a una escuela adventista, era más común que lo hubieran hecho al principio de su educación. Aproximadamente el 18% de los encuestados había asistido a una escuela adventista durante sus años de primaria, el 17% había asistido a una escuela secundaria o preparatoria adventista y el 13% había asistido a una universidad adventista. Solo el 4% de los encuestados había asistido a una universidad adventista para hacer el posgrado, lo que significa que más de la mitad de los que tenían títulos de posgrado habían recibido su educación en universidades no adventistas.

A picture containing diagramDescription automatically generated

Uno podría preguntarse si la educación adventista fue valorada en las familias de origen de los encuestados, ya que esto probablemente habría tenido una gran influencia en su asistencia a una institución educativa adventista o, la falta de ella. Si bien más de la mitad (53%) de los encuestados estuvo de acuerdo en que la educación adventista era importante en su familia de origen, estos números no se reflejan en la asistencia real; esta desconexión puede estar relacionada con una serie de factores, incluida la proximidad de su familia a una escuela adventista, así como el gasto o carga financiera de la educación adventista.

El 15% de los participantes de la encuesta respondió que la educación adventista no se valoraba en su hogar cuando estaban creciendo. Curiosamente, casi una cuarta parte (24%) de los encuestados indicó que esta pregunta no se aplicaba a ellos; esto puede deberse a que muchos de estos miembros no fueron criados como adventistas y, por lo tanto, la educación adventista no era un problema.

Chart, funnel chartDescription automatically generated

Al considerar el valor y la importancia de la educación adventista, lo invitamos a considerar algunas preguntas importantes:

• ¿Por qué tantos niños no se ha matriculado en las escuelas adventistas?

• ¿Tenemos suficientes escuelas adventistas disponibles para familias jóvenes?

• ¿Ofrecemos suficiente apoyo financiero para que las familias tengan acceso a la educación adventista?

• Con la educación adventista estableciendo una base tan importante para los jóvenes, ¿cómo podemos alentar la asistencia a las escuelas adventistas?

• ¿Qué estrategia tiene su congregación local para facilitar la inscripción en las escuelas adventistas o para invertir en la educación adventista?

• ¿Cómo puede usted, personalmente, involucrarse en el apoyo y la promoción de la educación adventista?

La educación adventista tiene la misión de "permitir a los alumnos desarrollar una vida de fe en Dios y utilizar sus conocimientos, habilidades y comprensión para servir a Dios y a la humanidad".[3]

Prepara a los estudiantes para ser una bendición para sus comunidades ahora y para ser ciudadanos del reino eterno de Dios.

Apoyemos a nuestras escuelas e dediquemos tiempo y dinero en la educación adventista. De esta manera, estamos invirtiendo no solo en el futuro de la Iglesia Adventista, sino también en el Reino de los cielos.


Creado en colaboración con el Instituto del Ministerio de la Iglesia 

Publicado y traducido por ASTR el 11-11-2020.


[1] Lake Union Conference, Office of Education, Adventist Heritage: Book II. (Berrien Springs, MI:Lake Union Conference, 1993), https://adventistdigitallibrary.org/adl-366836/adventist-heritage-book-ii?solr_nav%5Bid%5D=3a44d3393347c16a9b45&solr_nav%5Bpage%5D=0&solr_nav%5Boffset%5D=3; Adventist Education, “Frequently asked questions,” Adventist Education, Journey to Excellence, accessed October 27, 2020, https://adventisteducation.org/faq.html; Strayer, Brian E., “Amadon, Martha Dorner (Byington) (1834–1937),” In the Encyclopedia of Seventh-day Adventists (Silver Spring, MD: General Conference Office of Archives, Statistics, and Research, 2020), https://encyclopedia.adventist.org/article?id=58V5&highlight=byington.
[2]Adventist Education, “About us,” Adventist Education, Journey to Excellence, accessed October 27, 2020,  https://adventisteducation.org/abt.html.
[3] Ibid,