Puntos de vista mundiales sobre el compromiso con Cristo

El conocimiento de Jesucristo y una relación creciente con Él son fundamentales para desarrollar una vida espiritual sólida. Esto se destaca en toda la Biblia y también se incluye como una de las 28 creencias fundamentales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Parte de esta creencia dice:

. . . somos invitados a desarro­llarnos en semejanza a su carácter, en comunión diaria con él por medio de la oración, alimentándonos con su Palabra, meditando en ella y en su providencia, cantando alabanzas a él, reuniéndonos para adorar y partici­pando en la misión de la iglesia.[1]

Un fuerte compromiso con Jesús y trabajar continuamente para ser como Él, es fundamental para nuestro caminar espiritual. Los investigadores querían determinar cómo los miembros de la Iglesia Adventista experimentan su compromiso con Cristo en la realidad.

En dos Encuestas mundiales para Miembros de la Iglesia (GCMS) realizadas en 2013 y en 2017-18, se les preguntó a los adventistas sobre su compromiso con Cristo y el tiempo dedicado a pensar en la vida de Jesús.

En 2013 GCMS, casi dos de cada cinco (38%) miembros de la iglesia, en respuesta a la pregunta sobre su compromiso personal con Cristo, contestaron que habían estado comprometidos con Cristo desde que eran niños pequeños. Otro tercio (33%) informó que su compromiso con Cristo se había desarrollado con el tiempo, mientras que el 15% expresó que su compromiso había llegado de repente, de una manera que cambió su vida. Sin embargo, el 10% admitió que si bien una vez habían entregado su vida a Cristo, el compromiso no duró. Un pequeño porcentaje de miembros compartió que no estaban seguros de si estaban comprometidos (3%) o no estaban comprometidos en absoluto (1%).

Gráfico, Gráfico de barrasDescripción generada automáticamente

El GCMS 2017-18 hizo a los miembros de todo el mundo la misma pregunta: "¿Cuál de las siguientes opciones describe mejor su compromiso con Cristo?" Esta encuesta mostró que un porcentaje menor (30%) de los miembros informaron que habían estado comprometidos con Cristo desde que eran niños pequeños. Sin embargo, un porcentaje mayor (38%) de los encuestados sintió que su relación con Cristo se desarrolló gradualmente con el tiempo. Menos de dos de cada cinco (16%) encuestados compartieron que su compromiso con Cristo fue repentino y les cambió la vida, y el 7% pudo identificar un momento específico durante el cual se habían comprometido con Cristo. Además, el GCMS 2017-18 mostró que un mayor número (7%) de los encuestados no sabía si estaban comprometidos con Cristo. Esto es preocupante, ya que el objetivo claro de la Iglesia Adventista es llevar a los no miembros y a los miembros por igual a una relación más cercana y un compromiso más cercano con Jesucristo.

Gráfico, Gráfico de barrasDescripción generada automáticamente

Una forma en que las personas pueden crecer en su compromiso y relación con Jesús es dedicando tiempo a reflexionar sobre su vida. ¿Con qué frecuencia informan los miembros de la iglesia que lo hacen? El GCMS 2017-18 mostró que poco más de la mitad (51%) de los miembros informaron que pasan tiempo pensando en la vida de Jesús a diario o más de una vez al día. Otra cuarta parte (23%) reflexiona sobre la vida de Jesús más de una vez a la semana, y otro 12% lo hace aproximadamente una vez a la semana. Sin embargo, casi uno de cada diez (9%) de los encuestados compartió que pensaba en la vida de Jesús menos de una vez al mes y el 4% dijo que nunca lo hizo.

Chart, bar chartDescription automatically generated:

Con estos números en mente, aquí hay algunas ideas prácticas basadas en las escrituras que los miembros de la iglesia pueden usar para crecer en su compromiso y relación con Jesucristo:

  •  Alabe y adore a Dios por su grandeza (1 Crón. 29:11; Efesios 5: 19-20; 1 Tes. 5: 16-18)
  •  Meditar en las leyes y obras del Señor (Sal. 1: 2; Sal. 77:11, 12).
  •  Encuentre consuelo en Jesús, recordando que nada puede separarnos de su amor (Sal. 23: 4; Rom. 8:38, 39).
  •  Servir y cuidar a los demás, tal como lo hizo Jesús (Mateo 20: 25-28; Mateo 25: 31-46; Santiago 1:27).
  •  Transformarse para ser cada día más como Jesús (2 Cor. 3:17, 18).
  •  Demostrar y cultivar el fruto del Espíritu (Gálatas 5: 22-25)
  •  Cuente todo “como basura”, ¡excepto a Jesús! (Filipenses 3: 7-14)
  •  Ore sin cesar (1 Tesalonicenses 5: 16-18)
  •  Reunirse con otros creyentes y edificarse unos a otros (Heb. 10:25; 1 Tes. 5:11)

A medida que nos acercamos al final de este año bastante inusual y esperamos celebrar el regalo de Cristo a la humanidad en Navidad, no olvidemos que nuestro compromiso a relacionarnos con Jesús, no debe quedar en el camino ni ser menospreciado. En cambio, trabajemos para acercarnos más a Él cada día, ¡deseando estar cara a cara con Él en el Cielo!

“y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes… Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente” (Apoc. 22: 4 y 17 RVR1960).


Creado en colaboración con el Instituto del Ministerio de la Iglesia 

Publicado y traducido por ASTR el 12-23-2020


[1] 28 Creencias fundamentales, 2015